Estamos frente a un nueva generación de mujeres emprendedoras que piensan en grande. Cada vez más mujeres en Argentina se animan a lanzarse a la aventura de emprender y queremos mostrarte cuatro casos ¡que la rompen!

Unimos fuerzas con La Maquinita (hogar predilecto de nuestros círculos de capacitación) para dar a conocer las voces y consejos de cuatro mujeres que están haciendo de sus pasiones una realidad y como trabajar en comunidad es instrumental en la construcción de su negocio.

1. Estén todo el tiempo en modo venta

Vero Previale, fundadora de Rhetoriké

Trabajaba en una gran empresa en Puerto Madero cuando tuve serios problemas de salud por estrés y me diagnosticaron Lupus, a raíz de esto me despidieron.

Un amigo me dio trabajo en su empresa pero yo quería armar algo propio para poder trabajar a mi ritmo. Así, en 2010 después de varios meses de trabajar de día y buscar durante la noche el nombre de la empresa, salimos al mercado. En Rhetoriké nos especializamos en el desarrollo de estrategias de ventas y la captación online de potenciales clientes.

Mi recomendación es que estén todo el tiempo en “modo venta” ya que nunca se sabe dónde o a qué hora podés cruzarte con una oportunidad. También les recomiendo que conozcan bien a su público objetivo, eso hace que sea mucho más fácil encontrarlo. Elijo trabajar en el coworking por muchas razones, los contactos que se realizan, el ambiente de colaboración que se da en las mesas, las actividades extra que preparan todas las semanas, la posibilidad de brindar charlas a otros maquineros y la cercanía con mi hogar.

 

2. Se necesita constancia y paciencia para obtener logros

Mercedes Suarez, fundadora de Felina Media

Fundé Felina Media junto a dos socias a principios de 2014. Lo que buscábamos era primero independizarnos de nuestros trabajos de relación de dependencia y trabajar formando un equipo multidisciplinario para brindar un servicio B2B de comunicación digital. Al haber trabajado anteriormente en empresas del rubro y gracias a nuestra formación logramos hacer que Felina funcionara rápidamente sin grandes inversiones ni pérdidas.

Se necesita de mucha constancia para obtener logros, si una sigue aprendiendo experimentando, inspirándose y teniendo la paciencia correcta, todo fluye. Si en el mix del deseo de emprender tenés una buena idea acompañada de una estrategia pensada, ¡entonces dale para adelante!

El coworking me brinda un espacio de sinergia y conexión que no se encuentran en una oficina de las típicas. Además de estar super cómoda y contenida, conocí gente muy valiosa tanto a nivel profesional como personal.

 

3. No se queden con un solo canal para encontrar clientes

María Eugenia Lervasi, Co-fundadora de Prospero Merchandising Corporativo

Somos dos socias fundadoras y el proyecto comenzó a partir de una charla donde ambas pensábamos la necesidad de hacer algo diferente, de promover un cambio, un crecimiento personal.

Una de nosotras después de trabajar 20 años en una corporación quería emprender un proyecto que le diera la libertad de horarios y la posibilidad de crecimiento generando algo propio, la otra ya trabajaba de manera independiente en una empresa textil familiar pero quería cambiar de rubro y buscar otro camino.

Dentro de lo que es el mercado de regalos corporativos veíamos la necesidad de demanda de productos diferentes, originales. Cuanto más original sea el producto mayor va a ser esa respuesta y esto no estaba en el mercado, no se encontraban regalos originales sino el merchandising tradicional que termina aburriendo.

Nosotras realizamos diferentes acciones para encontrar clientes. Por un lado utilizamos redes sociales como Facebook, Instagram, Linkedin y Pinterest para mostrar nuestros productos, realizamos campañas de email marketing a clientes puntuales de departamentos de Recursos Humanos y Marketing con productos exclusivos. También realizamos llamados telefónicos en “frío” contactando directamente con clientes que compran este tipo de productos.

Creemos que trabajar en un coworking es una experiencia enriquecedora, son varios los aspectos positivos. Por un lado salir del aislamiento de trabajar en casa, conocer otras personas que pueden enriquecer nuestro trabajo. Atraer a potenciales clientes. Participar de cursos gratuitos . Pertenecer a una comunidad.

 

4. No teman a emprender en industrias dominadas por hombres

Andrea de la Zerda, Regional Manager en Cloud Solutions Latam

Emprender en el mundo de la tecnología no es un viaje fácil, en realidad, es un gran desafío, especialmente como mujer porque todavía es difícil desarmar el paradigma del hombre / mujer.

Incluso hoy, en el mundo la mayoría de los clientes de negocios que se reúnen con un consultor de Tecnologías de la Información esperan estar hablando con un hombre. Pero cuando aparece una mujer en su lugar, demuestra que las mujeres pueden superar las expectativas de la sociedad en todos los aspectos. Las mujeres no debemos temer a emprender nuevos desafíos. Debemos comprender nuestro poder para influir en un cambio mayor en las vidas de innumerables mujeres aspirantes.

Para nosotros estar en un coworking genera beneficios porque nos gusta mucho interactuar con gente, somos muy sociables y el conocer a otros emprendedores potencia el negocio.

 

“La pregunta no es quién me lo va a permitir, sino quién va a detenerme”
Ayn Rand, escritora

Author Mars Negrette