¿A quién no le pasó alguna vez? Estar trabajando, agarrar el celular y de repente darte cuenta que pasaste treinta minutos o incluso una hora en Instagram. Quedaste hipnotizada por la pantalla y no terminaste lo que estabas haciendo o empezaste a ver a una mosca que pasó dejando de hacer lo que de verdad tenías que hacer.

Sabemos que trabajar por nuestra cuenta y manejar nuestros tiempos es una bendición, pero también es una gran responsabilidad. Steve Jobs decía que el enfoque no es decidir qué hacer, sino qué no hacer.

Por eso, te dejamos estas 5 claves para que puedas enfocarte y ser más productiva en tu emprendimiento:

1). LISTA DE PENDIENTES:

Las listas son la herramienta de productividad más simple y a la vez más potente, si se saben utilizar.  Es importante tomarte unos minutos de la mañana para hacer una lista de tareas, algo que va a resultar muy beneficioso porque se le puede asignar tiempos a cada uno de estos pendientes. Podés anotarlo en el celu, en un bloc de notas en compu, tener alguna app o simplemente con lápiz y papel. Anota tareas concretas, debe estar claro lo que hay que hacer. Cada tarea tiene un objetivo, dividí las tareas grandes (si la tarea es demasiado grande o compleja vamos a terminar dejándola para más adelante). Intentá actualizar la lista una vez al día y revisala para decidir qué hacer en cada momento. En caso de que te sea más práctico manejar todo desde una app, les dejamos 3 opciones que podrían serles muy útiles.

  1. Forest: esta es una manera divertida de enfocarte. La app convierte tu teléfono en la creación de un bosque virtual y podés ver cómo va creciendo tu plantita a medida que completas tareas.
  2. Trello: es una buena aplicación para organizar tus proyectos a largo plazo y en el que participen otras personas. Creas un tablero por cada proyecto de tu vida diaria y dentro de él, varias tarjetas en las que detallas las diferentes tareas a realizar.
  3. Be Focused: permite crear tareas, configurar descansos y realizar el seguimiento de tus progresos a lo largo del día, la semana o cualquier otro período personalizado mediante sus reportes.
  4. Google Task: es una aplicación minimalista y bien diseñada. Se pueden crear tareas, hacer una descripción para ellas y luego agregar subtareas. Aparecen en una lista con viñetas y se puede marcar cada subtarea completa cuando la termines.

2). CLASIFICA Y ASIGNA PRIORIDADES:

Siempre hay tareas más importantes o más urgentes que otras. Revisa tu lista y hacé el ejercicio de clasificarlas. Te sacarás un gran peso de encima cuando finalices esa tarea que tenías pendiente durante mucho tiempo y siempre las ibas posponiendo. Es importante elegir qué tareas vas a hacer cada día para poder obligarte a establecer objetivos y cumplirlos. Podés revisar la lista al final del día para decidir qué tareas importantes hacer al día siguiente, o hacerlo esa misma mañana como una rutina. Stephen Covey en su libro Los 7 hábitos de la Gente Altamente Efectiva habla de los cuadrantes: 1) Importante/Urgente, 2) Importante/ No Urgente, 3) No Importante/Urgente y 4) No Importante/No Urgente. Decide cuáles de tus tareas, son las más urgentes o importantes y terminalas cuanto antes. Es importante elegir qué tareas vas a hacer cada día para poder obligarte a establecer objetivos y cumplirlos.

 

3). PREPARAR EL AMBIENTE:

  • Mantener tu casa y tu área de trabajo ordenada: Ver la casa, la habitación o la mesa de trabajo desordenada, es un gran foco de distracción. Para trabajar, es necesario estar en un ambiente ordenado, limpio, despejado y sobre todo que te inspire.
  • Olores y velas: Como muchas saben, el mindfulness es la capacidad humana de poder estar en el presente y de “recordarnos” estar en el presente. Vivir conscientemente el presente es muy útil para enfocarse en el trabajo y algunas cosas que nos pueden ayudar en esta difícil tarea son detalles como olores agradables que nos recuerden cosas buenas, o velas prendidas. Detalles en tu escritorio que te harán mucho más llevadero y agradable un día difícil de trabajo.
  • Busca un lugar donde trabajar en silencio: Es muy importante, ponerte a trabajar en un lugar en silencio. Si trabajas desde tu casa, buscá un lugar tranquilo.

4). CONCENTRACIÓN PURA:

  • Apaga las distracciones: Desconecta las notificaciones del teléfono y mantenelo lejos si hace falta, podés fijar horas del día para dedicarle a las redes sociales y a responder mails. Prepará todo lo que vayas a necesitar para no tener que levantarte y distraerte con cualquier otra cosa (cargador de la compu, cuaderno o agenda, vaso de agua, algún snack, etc).
  • Escuchar música que te concentre: A veces, el ruido de fondo puede arruinarnos la concentración, incluso hay estudios que dicen que el ruido ambiental genera estrés. Mucho estrés trae exceso de cortisol y eso afecta el área cerebral encargada de regular la habilidad de planificar, razonar y recordar cosas. Por eso, lo ideal para estar enfocada es escuchar música relajante.
  • Céntrate en una cosa a la vez: Hacer varias cosas a la vez no es productivo. Cada vez que alternas, perdés tiempo y concentración, y al final terminas por dejar todos a medias. Es mejor elegir una tarea y concentrarse en ella hasta acabarla o avanzarla lo que hayamos planificado ese día.

5). CUIDADO PROPIO:

  • Dormí lo suficiente y aprovechar tus horas más productivas: 7 horas es el mínimo que debemos dormir para que el cuerpo recupere completamente. Algunas trabajan mejor por la mañana y otros por la tarde. Identifica cuál es el momento en el que más concentrado estás y sácale el mayor rendimiento haciendo las tareas más importantes.
  • Come alimentos saludables y tomate descansos: la alimentación es súper importante para mantener la concentración y la energía necesaria para rendir en el trabajo. Comer alimentos frescos, evitar los procesados y el azúcar. Intenta comer ligero ya que las comidas muy pesadas te sacarán energía y te darán ganas de una siesta. De todas formas, está comprobado que la productividad aumenta si descansas entre 15 y 20 minutos cada 2 horas de trabajo. Estira las piernas, respira, relájate, toma o come algo. La mente se despeja y volverás a la tarea más enfocado y productivo.

Recordá que la productividad no consiste sólo en hacer más cosas, sino también en hacer las cosas correctas. Analizar el porqué de cada tarea te ayudará a saber si realmente lo que estás haciendo te está acercando a tus objetivos. Las emprendedoras somos como pulpos que hacen mil cosas a la vez, y en el fondo, nos gusta ser así. Contestar un mail, empezar un reporte, llamar al doctor y así mezclamos millones de temas. Pero a veces esto puede ser contraproducente. Lo que se debe hacer es priorizar el proyecto principal, esa tarea más importante del día y después seguir con el resto de las cosas pendientes y menos relevantes.

Y vos ¿qué técnicas de productividad diaria usas?

Si te gustó el artículo compartilo para ayudar a otras Ladies a conseguir ser más productivas y estar menos estresadas.